Dentro de pocos días empezaremos la campaña arqueológica en Els Altimiris. Este año con la seguridad que supone disponer de un proyecto para cuatro años concedido, recientemente, por la Generalitat de Cataluña.

A pesar de las dificultades, finalmente podremos excavar aunque será una capaña de pocos días y con poco personal.

El próximo año, con el proyecto en marcha, podremos realizar una campaña de excavaciones más amplia, tanto en Els Altimiris com en Sant Martí de les Tombetes.

Para más información sobre el yacimiento de Els Altimiris, podeis visitar el blog aquí.

Els Altimiris – Campanya de 2013.

Participació a les 1ers Jornades d’Arqueologia i Paleontologia de l’Alt Pirineu i Aran.

Veo las noticias de la mañana y me indigno ante los datos sobre las 300 fortunas más grandes del mundo. Para ellos la crisis les ha aportado cuantiosas ganacias. Supongo que si alargamos la lista a unos pocos miles nos encontraríamos con lo mismo. Está claro, unos cuantos se están forrando a costa del empobrecimiento, o miseria, de los más.

La sensació personal es que trabajo mucho más para vivir peor y tener menos. No es así para ellos, trabajan menos y tiene mucho más.

Si fueran personas decentes darían todas las ganacias del 2013 a instituciones públicas, que más da si son internacionales (ONU, UNESCO, o …), estatales, nacionales, regionales o ONG’s. La cuestión es que ellos no lo necesitan para nada, su vida no cambiaría lo más mínimo mientras que evitaríamos el hambre, la falta de trabajo, el desahucio y la miseria de muchos.

Pero la decencia no debe formar parte de su vocabulario… creo que precisamente esto es lo que querían, demostrar al mundo que cuando se les antoja pueden llevar a la humanidad a la miseria.

Por fortuna sólo estamos hablando de dinero.

Son unos miserables de espíritu.

Hola a tots els que hem seguiu. Aquí teniu l’informe  de les visites a aquest bloc de l’any que ja s’ha acabat. Certament sorprenent per a mi i més si tenim en compte que he fet poques entrades i m’hi he dedicat molt poc.

M’he proposat de ser mé activa i pujar més posts durant l’any 2014. Espero que em continueu visitant.

Marta

Hola a todos. Aquí us adjunto el informe del año que ha terminado. Me sorprende el movimiento porque soy consciente de lo poco que  he aportado durante este año.

Prometo ser más activa este año y espero que continueis visitándome.

Marta

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.800 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 30 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Ja ha sortit el número 1 de SVMMA. Revista de Cultures Medievals, editada per l’Institut de Recerca en Cultures Medievals.

La trobareu en el següent enllaç: http://revistes.ub.edu/index.php/SVMMA/

SVMMA Cap

Promo1eng

Promo1cat

Promo1esp

Número de primavera: presentació d’originals fins al dia 30 d’octubre
Número de tardor: presentació d’originals fins al dia 31 de maig
L’acceptació dels originals anirà acompanyada d’una proposta de publicació en algun dels
tres números següents. L’autor podrà retirar l’original si la proposta no li sembla adequada.
Propostes de ressenyes de llibres: envieu un exemplar a:
SVMMA – IRCVM. C/ Montalegre, 6-8. Facultat Geografia i Història – UB. 08001 Barcelona

Número de primavera: presentación de originales hasta el día 30 de Octubre
Número de otoño: presentación de originales hasta el día 31 de Mayo
La aceptación de originales se acompañará de una propuesta de publicación en alguno de
los tres números siguientes. El autor podrá retirar el original si no considera aceptable la
propuesta de publicación.
Propuestas de reseñas de libros: enviar un ejemplar a:
SVMMA – IRCVM. C/ Montalegre, 6-8. Facultat Geografia i Història – UB. 08001 Barcelona

Spring issue: originals will be accepted until October 30
Autumn issue: originals will be accepted until May 31
The acceptance of originals shall be provided by a proposal for publication in any of the
three following volumes. The authors may withdraw their text if they do not agree.
Books review proposal: send an copy to:
SVMMA – IRCVM. C/ Montalegre, 6-8. Facultat Geografia i Història – UB. 08001 Barcelona

Des de fa uns quants anys la UB imparteix el Master en Cultures Medievals. L’experiència ha permès millorar i corregir els desajustos que podia haver-hi al principi i en aquests moments el considero un magnífic màster per diverses raons: Per la coherència del seu programa, per la seva interdisciplnarietat, per l’entusiasme del seu professorat, molt implicat en oferir una bona docència. Però, a més té un valor afegit inqüestionable, la seva vinculació a l’Institut en Cultures Medievals (IRCVM) format per més de 70 investigadors de diferents branques de coneixement que suposen una massa crítica de primer ordre dins el panorama europeu en l’àmbit del medievalisme. Aquesta vinculació ha permès, precisament, la creació d’ Ardit Associació Cultures Medievals, formada per joves investigadors en formació, becats i no becats, els quals porten a terme una activitat frenètica i interessantíssima en tot tipus de temàtiques vinculades al medievalisme. Aquesta associació ha trencat les barreres de les disciplines i practiquen allò que per altres generacions ens ha estat molt difícil d’aconseguir, la veritable INTERDISCIPLINARIETAT.
Aquí us deixo l’enllaç a la pàgina oficial del màster: http://www.ub.edu/masteroficial/culturesmedievals/

Imagen

Avui es aquell dia en què tots ens recordem dels llibres, de comprar-los, de llegir-los o, si més no, de mirar-los. Per això no volia deixar passar l’oportunitat de recomenar-vos els llibres que recentment ha publicat l’IRCVM, en dues col·lecions pels apassionats i estudiosos de l’Edat Mitjana. La primera col·leción correspon als textos de les ponències presentades per diversos investigadors medievalistes, en les Jornades de Cultures Medievals. Es tracta de textos breus, de fàcil lectura, que ens apropen a temes diversos del nostre medievalisme. A hores d’ara ja han sortit tres números, tot i que el tercer encara està calent de les màquines i encara no ha estat gaire publicitat. L’enllaç a la pàgina el trobareu clicant aquí. L’altra es tracta d’una col·lecció d’alta recerca que porta per títol Medieval Cultures i que està publicat per l’editorial Viella de Roma. El primer número dedicat a xarxes femenines d’espiritualitat ja està a la venda en format electrònic (també es pot demanar en paper a l’editorial mateixa.) Si voleu feu la comanda cliqueu aquí, i si voleu més informació cliqueu aquí

Per aquells que que disposeu de mòbils que poden captar QR, aquí us facilito els codis de tots ells:

03_innovacions_lexiques  01_redes_femeninas 02_paper_artista01_veus_malmaridades

Espero que gaudiu amb les nostres propostes.

Demà al vespre per TV3 al programa sense ficció, s’emetrà el documental ” L’aventura de la Canadenca”. Aquest documental s’ha realitzat en motiu del centenari de les primeres hidroelèctriques  pirinenques que van possibilitar l’electrificació de tot Catalunya. La primera d’elles la de Tremp. 

El Jordi Solà ha participat en tots els actes que s’han fet en motiu d’aquest centenari, entre altres ha estat un dels comissaris de l’exposició “El Pallars il·lumina Catalunya” que s’exposa a Barcelona (Sala Ciutat , edifici històric de l’Ajuntament entrant pel C/ Ciutat) i que podeu veure fins el 15 de desembre (els horaris no els se gaire bé, però crec que és per les tardes).
Tant el reportatge com l’exposició, permeten conèixer una història fascinant sobre el nostre passat. Us recomano que el veieu i hi aneu i… si voleu, en feu difusió.
Espero que us agradi.

Desde la Historia: aportaciones al debate sobre la crisis

Nunca antes como ahora el pensamiento histórico tiene la oportunidad de hacer verdadera aquella máxima que dice: La Historia debe servir, también, para evitar que repitamos los errores del pasado.

Aprender a analizar el pasado, entender las coordenadas en las que las distintas sociedades se han desarrollado, su génesis, su crecimiento hasta el máximo esplendor y, posteriormente, su inexorablemente decadencia.

La Historia, esa disciplina del conocimiento tan maleable, tan fácilmente manipulable, tan denostada por algunos, por los mismos que, en múltiples ocasiones buscan en ella la justificación de lo injustificable, quizás ahora tenga, también, algo que decir.

Escucho, leo, veo, pienso y me sorprendo al constatar cómo se van sucediendo los acontecimientos, sin que nadie, o casi nadie, se atreva a afrontar de raíz el problema de una sociedad decadente, sin rumbo y capitaneada por los mismos que la han llevado al naufragio. Quizás no por su culpa, quizás arrastrados por las circunstancias, quizás y sólo quizás por una errónea creencia que esta vez sí que habíamos construido un mundo perfecto.

Repaso mis conocimientos históricos sobre otras crisis que ha sufrido y superado la humanidad, aquellas que mejor conozco, para intentar encontrar puntos en común, para intentar encontrar los mecanismos que permitieron salir de ellas, para intentar dar sentido a todo lo que escucho, leo, veo y pienso.

Convencida de la potencia de mi forma de entender el mundo, sé que mi análisis sólo puede ser útil para aquellos que la comparten conmigo. Supongo que esta es la razón por la que llevo meses pensando en escribir y hacer público un texto de reflexión que hoy parece salir de mi pensamiento al ritmo del teclado del ordenador. Casi sin pensar, me doy cuenta que estoy escribiendo algo que llevo dentro y que por fin estoy encontrando la forma de expulsarlo, sin ninguna voluntad de trascendencia, segura de que va a servir de muy poco, salvo para descansar mi mente y liberarla de tanta necedad, incompetencia y estupidez humana que escucho, leo y veo a mi alrededor.

Me detengo, y aprovecho para hacer un gesto habitual en mi quehacer diario: “Guardar como…”  no sea caso que, por aquello que a veces pasa, pierda algo importante… Ya está, puedo continuar.

De nada serviría empezar a nombrar los numerosos casos de corrupción que nos rodean, ni quejarme de las políticas que llevan a cabo nuestros dirigentes, ni tan sólo serviría de nada acusar a los mercados o a los especuladores o a todos aquellos que ciegamente, con su actividad frenética, cautivos del capital, de las reglas del juego y de sus propias acciones, han conseguido destruir un sistema, que, con todas sus flaquezas e imperfecciones, estaba consiguiendo algo inédito en la Historia de la Humanidad. Todos estos antisistema que nos quieren hacer creer que los antisistema somos los otros, los que nos quejamos, los que ya no sabemos qué votar, los que nos indignamos, los que sólo nos queda el derecho al pataleo y aguantar lo que nos venga. Los únicos que estamos demostrando que si todo esto no se hunde, es por nuestra sensatez o porque aun nos queda mucho que perder o porque tenemos miedo y somos conscientes de nuestra vulnerabilidad… o por todo un poco.

Esto también nos lo enseña la Historia, nunca hay una sola causa para explicar los procesos históricos y nunca es la misma para todos aunque acabemos en el mismo camino y en la misma dirección.

Supongo que en este punto de mi reflexión debería empezar a aportar ideas nuevas, reflexiones positivas, potencialidades que podemos explorar. El problema está en darles coherencia en un texto que debería ser breve. Me falta algún tiempo, no sé cuánto, probablemente mucho, para lograr encajar todas las piezas y construir algo verdaderamente coherente. Sinceramente no creo que tenga esta capacidad, en todo caso espero que alguien pueda hacerlo.

De la experiencia de la Historia me quedo con algunos factores clave. Para empezar, en todos los sistemas o modelos de organización de la sociedad hay unos actores que controlan el funcionamiento del mismo, suelen ser minoritarios en número y mayoritarios en riqueza. Estos actores, que podemos llamarlos élites, manejan los resortes del poder en todos sus ámbitos, son privilegiados y suelen eludir el castigo por sus actos, a menos que caigan en desgracia ante alguien más poderoso que ellos mismos. Su papel en los momentos de crisis está siempre marcado por la falta de capacidad de reacción y por su incapacidad en imaginar y crear algo nuevo, distinto, capaz de construir una nueva realidad. Sólo saben pensar soluciones dentro de la propia lógica del sistema, evidentemente con un único fin, mantener su estatus de privilegiados. Inconscientemente, absurdamente, fuerzan los mecanismos económicos, políticos, sociales, culturales y todos sus derivados, con el pretexto de salvar algo insalvable y, con sus acciones, hunden aún más lo poco que se mantenía en pié. Todos nosotros podemos poner nombres y apellidos y describir un sinfín de situaciones en las que ellos son los principales protagonistas. Desde estas élites hasta los más desheredados, se encadenan un número variable de grupos, llamémosles clases, estamentos o como mejor nos plazca. Unos más afortunados que otros, vivimos según nuestras posibilidades, a menudo nos sentimos engañados y en algunos casos pretendemos emular a las élites y hasta a veces conseguimos equipararnos a ellas. Por supuesto que no somos absolutamente inocentes ni podemos liberarnos de nuestra responsabilidad ante una situación de crisis, pero en última instancia nada podremos hacer para impedir que, las llamadas élites, lleven a cabo su mal trazado plan.

En segundo lugar, creo intuir que los que suelen encontrar la salida a las crisis son los no privilegiados, los que tienen como objetivo principal sobrevivir y dar continuidad al grupo, a su grupo, que suele ir más allá de su familia estricta. Ciertamente, cuando no tienes nada que perder eres libre para actuar en la dirección que mejor te parezca. No estás sujeto a las reglas del juego, puedes crear nuevas reglas y compartirlas o consensuarlas con los demás, con el grupo, en definitiva tienes la capacidad de adaptarte a las situaciones adversas y buscar cómo salir de ellas.

Desgraciadamente, otro elemento común en la mayoría de crisis, suele ser la violencia que se desata, generalmente entre y por el poder, pero que suele afectar a todos. De eso se encargan las élites que luchan por mantenerse, con sus herramientas de propaganda, confundiéndonos a todos hasta convertirnos en carne de cañón, haciéndonos creer que el enemigo es el otro, sea cual sea ese otro y que ellos están de nuestro lado.

Aquí es donde la Historia nos debe servir para no repetir errores del pasado y, a mi parecer y por el momento, los movimientos de indignados, que no son sólo  los que salen a la calle y participan en las concentraciones y asambleas, están logrando no caer en la trampa de la violencia –por más que determinadas voces, lacayas del poder, intenten identificar la violencia “light” de unos pocos, como actos de violencia callejera intolerable-. Y no debemos caer en la trampa, porque los más perjudicados vamos a ser los no privilegiados, que podemos terminar matándonos los unos a los otros.

Bien, pues, ¿qué podemos hacer? Se me ocurren unas cuantas cosas, aunque quizás algunos consideren que son imprecisas y que no conducen a nada, dado que están pensadas fuera de la lógica del modelo que nos aplasta. La primera y muy importante es la de crear la consciencia necesaria para poner a todo el mundo en marcha. Esto lo está consiguiendo el movimiento 15M, con su insistencia, resiliencia y empeño para evitar ser criminalizados. La segunda convertir a los máximos culpables de este fiasco en el hazmerreir de la sociedad, ignorarlos, considerarlos seres menospreciables y avergonzarlos tanto como podamos, procurar tratar lo menos posible con ellos y con su mundo de mentiras, engaños, luchas de poder y juego sucio. Dejarlos de lado, excomulgarlos, es decir echarlos fuera de nuestro entramado social y reconstruir nuestras relaciones con nuevas normas de relación. Ciertamente nadie sabe cómo deben ser estas nuevas normas, pero podemos proponer algunas ideas como por ejemplo contraponer cooperación a competitividad, lucro privado a bienestar social, y sobretodo substituir el dinero como valor cumbre de esta sociedad agonizante por otros valores que lo sean de verdad, cada uno los suyos, con respeto por la diferencia seas esta la que sea.

Finalmente hay algo que tengo la certeza que debemos salvaguardar, el conocimiento, todo el conocimiento, técnico, científico, humanístico, sociológico o cualquier otro que se nos ocurra. Cultura, arte, ciencia, tradiciones, formas de trabajo artesano, y un largo etcétera de conocimientos diversos que esta sociedad ha conseguido acumular y que es la herramienta más poderosa que tenemos en nuestras manos. Todos y cada uno de nosotros dispone de capacidades diversas, prácticas, útiles necesarias para salir de este lio en el que nos han metido. Todos y cada uno de nosotros nos movemos en un entorno en el que es posible mejorar, cambiar, innovar, influir, convencer. Esta es la única fuerza que nos queda.

Adelante, pues y buena suerte.