De la vida


Hola a tots els que hem seguiu. Aquí teniu l’informe  de les visites a aquest bloc de l’any que ja s’ha acabat. Certament sorprenent per a mi i més si tenim en compte que he fet poques entrades i m’hi he dedicat molt poc.

M’he proposat de ser mé activa i pujar més posts durant l’any 2014. Espero que em continueu visitant.

Marta

Hola a todos. Aquí us adjunto el informe del año que ha terminado. Me sorprende el movimiento porque soy consciente de lo poco que  he aportado durante este año.

Prometo ser más activa este año y espero que continueis visitándome.

Marta

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.800 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 30 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Des de fa uns quants anys la UB imparteix el Master en Cultures Medievals. L’experiència ha permès millorar i corregir els desajustos que podia haver-hi al principi i en aquests moments el considero un magnífic màster per diverses raons: Per la coherència del seu programa, per la seva interdisciplnarietat, per l’entusiasme del seu professorat, molt implicat en oferir una bona docència. Però, a més té un valor afegit inqüestionable, la seva vinculació a l’Institut en Cultures Medievals (IRCVM) format per més de 70 investigadors de diferents branques de coneixement que suposen una massa crítica de primer ordre dins el panorama europeu en l’àmbit del medievalisme. Aquesta vinculació ha permès, precisament, la creació d’ Ardit Associació Cultures Medievals, formada per joves investigadors en formació, becats i no becats, els quals porten a terme una activitat frenètica i interessantíssima en tot tipus de temàtiques vinculades al medievalisme. Aquesta associació ha trencat les barreres de les disciplines i practiquen allò que per altres generacions ens ha estat molt difícil d’aconseguir, la veritable INTERDISCIPLINARIETAT.
Aquí us deixo l’enllaç a la pàgina oficial del màster: http://www.ub.edu/masteroficial/culturesmedievals/

Imagen

Demà al vespre per TV3 al programa sense ficció, s’emetrà el documental ” L’aventura de la Canadenca”. Aquest documental s’ha realitzat en motiu del centenari de les primeres hidroelèctriques  pirinenques que van possibilitar l’electrificació de tot Catalunya. La primera d’elles la de Tremp. 

El Jordi Solà ha participat en tots els actes que s’han fet en motiu d’aquest centenari, entre altres ha estat un dels comissaris de l’exposició “El Pallars il·lumina Catalunya” que s’exposa a Barcelona (Sala Ciutat , edifici històric de l’Ajuntament entrant pel C/ Ciutat) i que podeu veure fins el 15 de desembre (els horaris no els se gaire bé, però crec que és per les tardes).
Tant el reportatge com l’exposició, permeten conèixer una història fascinant sobre el nostre passat. Us recomano que el veieu i hi aneu i… si voleu, en feu difusió.
Espero que us agradi.

Desde la Historia: aportaciones al debate sobre la crisis

Nunca antes como ahora el pensamiento histórico tiene la oportunidad de hacer verdadera aquella máxima que dice: La Historia debe servir, también, para evitar que repitamos los errores del pasado.

Aprender a analizar el pasado, entender las coordenadas en las que las distintas sociedades se han desarrollado, su génesis, su crecimiento hasta el máximo esplendor y, posteriormente, su inexorablemente decadencia.

La Historia, esa disciplina del conocimiento tan maleable, tan fácilmente manipulable, tan denostada por algunos, por los mismos que, en múltiples ocasiones buscan en ella la justificación de lo injustificable, quizás ahora tenga, también, algo que decir.

Escucho, leo, veo, pienso y me sorprendo al constatar cómo se van sucediendo los acontecimientos, sin que nadie, o casi nadie, se atreva a afrontar de raíz el problema de una sociedad decadente, sin rumbo y capitaneada por los mismos que la han llevado al naufragio. Quizás no por su culpa, quizás arrastrados por las circunstancias, quizás y sólo quizás por una errónea creencia que esta vez sí que habíamos construido un mundo perfecto.

Repaso mis conocimientos históricos sobre otras crisis que ha sufrido y superado la humanidad, aquellas que mejor conozco, para intentar encontrar puntos en común, para intentar encontrar los mecanismos que permitieron salir de ellas, para intentar dar sentido a todo lo que escucho, leo, veo y pienso.

Convencida de la potencia de mi forma de entender el mundo, sé que mi análisis sólo puede ser útil para aquellos que la comparten conmigo. Supongo que esta es la razón por la que llevo meses pensando en escribir y hacer público un texto de reflexión que hoy parece salir de mi pensamiento al ritmo del teclado del ordenador. Casi sin pensar, me doy cuenta que estoy escribiendo algo que llevo dentro y que por fin estoy encontrando la forma de expulsarlo, sin ninguna voluntad de trascendencia, segura de que va a servir de muy poco, salvo para descansar mi mente y liberarla de tanta necedad, incompetencia y estupidez humana que escucho, leo y veo a mi alrededor.

Me detengo, y aprovecho para hacer un gesto habitual en mi quehacer diario: “Guardar como…”  no sea caso que, por aquello que a veces pasa, pierda algo importante… Ya está, puedo continuar.

De nada serviría empezar a nombrar los numerosos casos de corrupción que nos rodean, ni quejarme de las políticas que llevan a cabo nuestros dirigentes, ni tan sólo serviría de nada acusar a los mercados o a los especuladores o a todos aquellos que ciegamente, con su actividad frenética, cautivos del capital, de las reglas del juego y de sus propias acciones, han conseguido destruir un sistema, que, con todas sus flaquezas e imperfecciones, estaba consiguiendo algo inédito en la Historia de la Humanidad. Todos estos antisistema que nos quieren hacer creer que los antisistema somos los otros, los que nos quejamos, los que ya no sabemos qué votar, los que nos indignamos, los que sólo nos queda el derecho al pataleo y aguantar lo que nos venga. Los únicos que estamos demostrando que si todo esto no se hunde, es por nuestra sensatez o porque aun nos queda mucho que perder o porque tenemos miedo y somos conscientes de nuestra vulnerabilidad… o por todo un poco.

Esto también nos lo enseña la Historia, nunca hay una sola causa para explicar los procesos históricos y nunca es la misma para todos aunque acabemos en el mismo camino y en la misma dirección.

Supongo que en este punto de mi reflexión debería empezar a aportar ideas nuevas, reflexiones positivas, potencialidades que podemos explorar. El problema está en darles coherencia en un texto que debería ser breve. Me falta algún tiempo, no sé cuánto, probablemente mucho, para lograr encajar todas las piezas y construir algo verdaderamente coherente. Sinceramente no creo que tenga esta capacidad, en todo caso espero que alguien pueda hacerlo.

De la experiencia de la Historia me quedo con algunos factores clave. Para empezar, en todos los sistemas o modelos de organización de la sociedad hay unos actores que controlan el funcionamiento del mismo, suelen ser minoritarios en número y mayoritarios en riqueza. Estos actores, que podemos llamarlos élites, manejan los resortes del poder en todos sus ámbitos, son privilegiados y suelen eludir el castigo por sus actos, a menos que caigan en desgracia ante alguien más poderoso que ellos mismos. Su papel en los momentos de crisis está siempre marcado por la falta de capacidad de reacción y por su incapacidad en imaginar y crear algo nuevo, distinto, capaz de construir una nueva realidad. Sólo saben pensar soluciones dentro de la propia lógica del sistema, evidentemente con un único fin, mantener su estatus de privilegiados. Inconscientemente, absurdamente, fuerzan los mecanismos económicos, políticos, sociales, culturales y todos sus derivados, con el pretexto de salvar algo insalvable y, con sus acciones, hunden aún más lo poco que se mantenía en pié. Todos nosotros podemos poner nombres y apellidos y describir un sinfín de situaciones en las que ellos son los principales protagonistas. Desde estas élites hasta los más desheredados, se encadenan un número variable de grupos, llamémosles clases, estamentos o como mejor nos plazca. Unos más afortunados que otros, vivimos según nuestras posibilidades, a menudo nos sentimos engañados y en algunos casos pretendemos emular a las élites y hasta a veces conseguimos equipararnos a ellas. Por supuesto que no somos absolutamente inocentes ni podemos liberarnos de nuestra responsabilidad ante una situación de crisis, pero en última instancia nada podremos hacer para impedir que, las llamadas élites, lleven a cabo su mal trazado plan.

En segundo lugar, creo intuir que los que suelen encontrar la salida a las crisis son los no privilegiados, los que tienen como objetivo principal sobrevivir y dar continuidad al grupo, a su grupo, que suele ir más allá de su familia estricta. Ciertamente, cuando no tienes nada que perder eres libre para actuar en la dirección que mejor te parezca. No estás sujeto a las reglas del juego, puedes crear nuevas reglas y compartirlas o consensuarlas con los demás, con el grupo, en definitiva tienes la capacidad de adaptarte a las situaciones adversas y buscar cómo salir de ellas.

Desgraciadamente, otro elemento común en la mayoría de crisis, suele ser la violencia que se desata, generalmente entre y por el poder, pero que suele afectar a todos. De eso se encargan las élites que luchan por mantenerse, con sus herramientas de propaganda, confundiéndonos a todos hasta convertirnos en carne de cañón, haciéndonos creer que el enemigo es el otro, sea cual sea ese otro y que ellos están de nuestro lado.

Aquí es donde la Historia nos debe servir para no repetir errores del pasado y, a mi parecer y por el momento, los movimientos de indignados, que no son sólo  los que salen a la calle y participan en las concentraciones y asambleas, están logrando no caer en la trampa de la violencia –por más que determinadas voces, lacayas del poder, intenten identificar la violencia “light” de unos pocos, como actos de violencia callejera intolerable-. Y no debemos caer en la trampa, porque los más perjudicados vamos a ser los no privilegiados, que podemos terminar matándonos los unos a los otros.

Bien, pues, ¿qué podemos hacer? Se me ocurren unas cuantas cosas, aunque quizás algunos consideren que son imprecisas y que no conducen a nada, dado que están pensadas fuera de la lógica del modelo que nos aplasta. La primera y muy importante es la de crear la consciencia necesaria para poner a todo el mundo en marcha. Esto lo está consiguiendo el movimiento 15M, con su insistencia, resiliencia y empeño para evitar ser criminalizados. La segunda convertir a los máximos culpables de este fiasco en el hazmerreir de la sociedad, ignorarlos, considerarlos seres menospreciables y avergonzarlos tanto como podamos, procurar tratar lo menos posible con ellos y con su mundo de mentiras, engaños, luchas de poder y juego sucio. Dejarlos de lado, excomulgarlos, es decir echarlos fuera de nuestro entramado social y reconstruir nuestras relaciones con nuevas normas de relación. Ciertamente nadie sabe cómo deben ser estas nuevas normas, pero podemos proponer algunas ideas como por ejemplo contraponer cooperación a competitividad, lucro privado a bienestar social, y sobretodo substituir el dinero como valor cumbre de esta sociedad agonizante por otros valores que lo sean de verdad, cada uno los suyos, con respeto por la diferencia seas esta la que sea.

Finalmente hay algo que tengo la certeza que debemos salvaguardar, el conocimiento, todo el conocimiento, técnico, científico, humanístico, sociológico o cualquier otro que se nos ocurra. Cultura, arte, ciencia, tradiciones, formas de trabajo artesano, y un largo etcétera de conocimientos diversos que esta sociedad ha conseguido acumular y que es la herramienta más poderosa que tenemos en nuestras manos. Todos y cada uno de nosotros dispone de capacidades diversas, prácticas, útiles necesarias para salir de este lio en el que nos han metido. Todos y cada uno de nosotros nos movemos en un entorno en el que es posible mejorar, cambiar, innovar, influir, convencer. Esta es la única fuerza que nos queda.

Adelante, pues y buena suerte.

Feina dies que volia fer un comentari sobre aquest tema al blog però no trobava el moment. Ara, acabo de rebre un correu de FGC donant-me explicacions sobre els motius pels quals redueixen el servei. M’he indignat tant que els hi he respòs ràpidament.  Potser hauria pogut reflexionar-hi més i redactar un text més acurat, però així és com m’ah sortit. Aquí teniu el què els hi he enviat:

Benvolguts senyors dels FGC.

Em satisfà que m’hagin enviat aquest correu amb les explicacions pertinents.

Dit això, els volia comentar un seguit de coses. En primer lloc les seves motivacions les conec sobradament i ni em convencen ni em sembla que s’hagin fet des del coneixement de la realitat de la situació de les zones de muntanya.

Deixar un tren en direcció Lleida – La Pobla (arribada a l’entorn de les 11 del matí) i un de tornada amb sortida de La Pobla cap a primera hora de la tarda), és, simplement fer tots els possibles per convertir el tren en una absoluta inutilitat. Ara sí que no l’agafarà ningú!!!! i tindran l’excusa perfecte per tancar-lo definitivament.

Vostès potser no hi pensen, però quan a algú que té molt se li pren la meitat, pot continuar vivint. En canvi quan un que té poc li treuen la meitat, simplement desapareix, i en aquest cas no s’ha pres la meitat sinó dues terceres parts.

Vostès no poden gestionar i tractar aquesta línia com fan en altres zones més poblades, vostès tenen una sensibilitat nul·la envers els que vivim a muntanya.

Li posaré un exemple: els nois i noies adolescents de la comarca, baixaven amb el tren a Lleida els dies de festa i tornaven amb el tren de la nit. Podien gaudir durant un dia de la ciutat i d’aquelles coses que no troben en els nostres pobles. Em pot dir com ho faran ara?

Clar que això a vostès els importa molt poc, com que no són els seus fills, de fet a vostès només els hi interessa que els cap de setmana estiguin netes les carreteres i que els hotels els atenguin correctament per poder respirar allò que a ciutat no tenen. La resta dels dies  ni tan sols pensen en nosaltres.

Em pot dir quina rendibilitat tenen les tres darreres parades de les línies de metro de Barcelona? Potser que també les tanquin perquè segur que són deficitàries, no?

On està la consciència bàsica en el respecte pel medi ambient per la qual cal eliminar cotxes, autobusos i camions i apostar per transports més nets?

Si vol puc continuar amb més greuges, com per exemple, perquè costa més un bitllet de Barcelona a Tremp amb  la línia d’autobusos que de Barcelona a Madrid?

Perquè no estableixen d’una vegada un preu per kilòmetre i per tothom igual, vagi de ciutat a ciutat o de ciutat a poble del Pirineu?

Per acabar només els hi diré que certament la línia de tren Lleida-La Pobla és deficitària. Potser s’haurien de plantejar si no és per la seva mala gestió. Crec que a França, Itàlia i Suïssa funcionen molts trens que van a zones de muntanya. No sé si són deficitaris però ni els tanquen ni els condemnen a l’agonia… saben com fer-los funcionar i entenen que es tracta d’un servei bàsic.

Fa uns quants anys, un govern que molts s’han encarregat de desacreditar, va apostar per aquesta línia de tren, per fí algú feia front a un tema que portava anys sense solucionar-se. Ara molts s’hauran de plantejar perquè confien el seu vot a qui el confien. Els mateixos que no van aconseguir fer-se amb el control de la línia de tren i no van saber pactar amb l’estat.  Però no es preocupin, perquè som tant pocs que no farem perillar la seva pírrica victòria.

Cordialment.

Marta

 

La Indiana té un magnífic blog!!!
L’entenem com una eina educativa. De tant en tant ens assentem davant de l’ordinador, i parlem de les coses que ha fet i que li agradaria compartir. Intentem transcriure el que ens diu i posar-ho al blog. Poc a poc esperem que vagi aprenent a gestionar-lo ella sola.
Aquí teniu l’adreça:

http://indianasola.blogspot.com/

Esperem que us agradi.
A reveure

Hola a todos.

Este blog nace com la vocación de dar a conocer el trabajo que venimos realizando tanto en el ámbito docente como en la investigación sobre la Edad Media.

De momento no es más que una prueba de la utilidad de esta herramienta para la difusión e intercambio de opiniones dentro de esta temática. Hasta pronto.